El café de casa, el de toda la vida

Queremos transportarte al pasado y que vuelvas al presente para disfrutar de tu café en casa, sin prisas, disfrutando el momento…

La cafetera Oroley es un clásico en cualquier casa. Estas cafeteras han quedado apartadas y ahora son cafeteras de nuestros abuelos o cafeteras de los románticos, los nostálgicos… pero lo que muchos no saben, es que es una cafetera doméstica que permite extraer lo mejor del café, aroma, intensidad… y sin moverse de casa.

Con esta publicación os invitamos a darle una nueva oportunidad a la Oroley (la cafetera de toda la vida) sólo necesitáis dos cosas: un buen café de alta calidad (os recomendamos Arabic Blend) y agua (sugerimos agua embotellada de mineralización débil, para ser más específicos, entre 1000 y 200 miligramos de residuo seco)  

A continuación os refrescamos la memoria y damos algunas pautas para que obtengáis un café perfecto:

1- Los más importante, busca la cafetera, sabemos que la tienes… está en algún armario de la cocina. 😉

Comprueba que esté en buenas condiciones, que está limpia y la goma está en buen estado y permite cerrar la cafetera correctamente.

2- Llena de agua el calentador (la parte inferior de la cafetera) hasta la válvula de seguridad.

*Te recomendamos poner agua precalentada para obtener un mejor resultado.

Foto Janki Ferlic

3- Pon el filtro y en su interior el café. Sólo hasta el borde, sin compactarlo; haz un montoncito de café y rasealo con la cuchara para eliminar el sobrante.

*Si tienes un molinillo en casa y puedes moler el café al momento, obtendrás mejor resultado, pero si no dispones de él, no te preocupes, usar un café de calidad también te permitirá disfrutar de un gran café.

4- Enrosca la parte superior de la cafetera y deja la tapa levantada.

No pongas el fogón o la vitrocerámica a toda potencia, un nivel medio-bajo es el adecuado.

Cuando empiece a subir el café baja el fuego un poquito (esta acción hará que el agua se caliente más lentamente y esté más tiempo en contacto con el café), acto seguido cierra la tapa.

*Al cerrar la tapa obtendrás un café con más sabor.

5- Para ayudar a no sobre-extraer el café, apaga el fuego cuando el café esté a la mitad de la cafetera y espera a que se complete la subida del agua que queda.

En estos momento la cocina y la casa estará inundada por esa inconfundible fragancia a café que te transportará en el tiempo… recordarás las mañanas en casa, cuando tus padres preparaban el desayuno en la cocina.

Has preparado un café perfecto con la cafetera italiana, el café de toda la vida, aromático e intenso… ahora decide como tomarlo; solo o con leche, pero disfrutando el momento.

Your Moment, your Marabans… at home

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: